Menú

La izquierda consolida a Milani

EL FACTOR MILANI (II): Estremecedora inocencia del progresismo radical.

Oberdan Rocamora - 25 de marzo 2014

Miniseries

La izquierda consolida a Milaniescribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital

“Milani la hizo muy bien”, confirma la Garganta.
La izquierda, con su impugnación movilizadora, lo favorece al teniente general Milani, El Irresistible Seductor de Sexagenarias, protagonista primordial de “El Factor Milani” (cliquear), miniserie venturosa del Portal.
Con su estremecedora ingenuidad, la izquierda y el radicalismo lo consolidan a Milani como el verdadero jefe. Ante los pares que, hasta hace muy poco, lo resistían.
La cuestión que hoy Milani los tiene, por su bolso, a todos en su bolsa. Casi rendidos a sus pies. Dispuestos para celebrar hasta sus fiestitas, o legitimar su admirable enriquecimiento. Y hasta para recibir, si viene al caso, alguna apaciguadora moneda de los fondos reservados. A los efectos de resolver cualquier problema puntual de la institución.
Para comprar borceguíes, componer un camión o cargar de carne las parrillas.

Apenas Milani encuentra alguna resistencia, según nuestras fuentes, en el Secretario de Seguridad, el coronel (doctor-senador) Sergio Berni, El Licenciado Serial. Quien, si no lo enfrenta, es por un pedido especial de La Doctora, que les ordenó a los dos.
“Llévense bien, los ministros no los van a molestar”.
Pero ningún ministro se encuentra en condiciones de molestar a dos de los funcionarios más gravitantes del cristinismo.
Ni Agustín Rossi, El Chivo Decorativo, en Defensa, a Milani. Y mucho menos la ministra Cecilia que Berni mismo se designó. A la carta.
La izquierda consolida a MilaniSin embargo, de quien más desconfía Milani es, según nuestras fuentes, de un segundo de Berni. El “Negro Galeano”.
A Galeano lo degolló Milani en una de sus purgas de Ejército. Pero Berni lo recogió. “No podés perderte éste cuadro”, le dijo Berni a La Doctora, que daba luz verde a cualquier pedido de Milani.
Y El Licenciado Serial, cuentan, se lo sumó.

Otro foco, más de desconfianza que de resistencia, Milani lo tiene en el Estado Mayor Conjunto, que cree manejarlo como si fuera una dependencia de la Jefatura II. Es donde manda el general Carena, al que Milani no respeta, aunque aquí coincide con todos los que conocen a Carena.
El inconveniente es que Carena trafica su propia relación especial con Carlos Zannini, El Cenador. Es un armado de las mujeres de ambos.
Pero como suele suceder en el cristinismo, son los segundos los que, en este oficio, irritan más que los primeros.
Más que Carena el que lo fastidia a Milani es el general Cundom, Cambá. O El Monito. Comandante -para colmo- Operacional.

Cartón lleno

En los setenta, como corresponde, Milani pudo haber sido un meritorio represor en La Rioja y en Tucumán.
Es precisamente de donde parten las denuncias que motivan que el CELS, el Ganges purificador (que tantas veces lo purificó), le suelte la mano.
En los ochenta, casi también como corresponde, Milani fue otro carapintada más. Aunque mantenga el pretexto más válido. Haber estado ahí sólo para espiarlos.
La izquierda consolida a MilaniSi se le suma también la sospechada participación en los episodios de La Tablada, Milani ya tiene el cartón lleno.
“Si estuvo en Tucumán es porque cumplió órdenes, como cualquier soldado”.
Nos lo dijo un coronel retirado que lo desprecia, pero por cuestiones morales. O, por lo menos, lo despreciaba. Hoy es otro Milani-dependiente.
Significa confirmar que Milani es, en todo caso, como cualquier otro militar del montón. Con la diferencia que “la hizo bien”.
Tan bien que se les metió, al cristinismo, por los diversos costados. Hasta llegar a ser el jefe de Estado Mayor General.

“El preso pude haber sido yo”

Como todo profesional de la inteligencia, Milani es experto en emitir los mensajes poli-direccionales.
Trasciende que, para no comprometerlo, antes de invitarlo a cierto casamiento, le advirtieron a nuestro personaje que el padre de la novia estaba preso en Marcos Paz.
Hasta en la mazmorra se supo lo que Milani le respondió:
“Voy igual. El preso perfectamente pude haber sido yo”.

Entonces, hasta los muchos que no lo quieren, hoy lo bancan.
Aunque Milani aventure a la fuerza en los Operativos de urbanización.
“Son Dorregos de colegio secundario”, confirma la Garganta.
Los suele armar con los chicos de La (Agencia de Colocaciones) Cámpora. Y con representantes de Madres de la Plaza, la constructora gigantesca y quebrantada.
Lo bancan aunque manifieste que está compenetrado con el modelo productivo que invoca el cristinismo.
Lo bancan desde los “retirados” que riegan geranios en los balcones, y toman café en el Solar de la Abadía, hasta los presos.
La izquierda consolida a MilaniBrota cierta corriente de admiración y obediencia. Se sentían traicionados y olvidados, pero no tienen otra alternativa que confiar.
“Esperan que, en la primera de cambio, les clave un cuchillo tramontina por la espalda”, confirma -o desea- otra Garganta.
Valoran -y hasta justifican- los deslizamientos que le sirvieron para llegar. Desde el manejo de los fondos de la Inteligencia.
Concedió, recaudó, les dio todas las listas y los datos que le pidieron. Hasta ganarse la confianza, en principio, de Nilda Garré, que lo miraba deslumbrada desde la cuarta adolescencia.
Y después se ganó la confianza de La Doctora, que es -junto a Zannini- quien maneja el “Factor Milani”. Un manejo del que Rossi (el ministro del área) queda recatadamente afuera.
El Factor Milani ya extiende su manejo hacia las otras dos fuerzas, hoy apenas complementarias. La Marina y la Aviación.
Consta, incluso, que algún jefecito fue a quejarse ante el ministro Rossi. Porque Milani lo “mandaba espiar”.

Final del relato humanista

Hoy los radicales, como los cruzados de la izquierda, utilizan el Factor Milani para la chicana conceptual. Para gastarla a La Doctora. Con afiches y reproches.
La izquierda consolida a MilaniLa presencia de Milani signa -de por sí- el final del relato humanista.
Con una estremecedora ingenuidad, estos opositores hostigan a La Doctora -por Milani- desde la izquierda.
Sin tener en cuenta que lo consolidan -a Milani- por derecha. En el plano que le interesa más. Político y militar.
No olvidar que el peronismo fue una de las pocas creaciones que al Ejército le salió más o menos bien. Hasta aquí, la única creación.
Claro que continuará. ¿Acaso alguien lo duda?

Oberdán Rocamora
para JorgeAsisDigital.com

Relacionados

Gobernar con presos propios

Alberto no es partidario de liberar, ni oficialmente de indultar. Opta por hacer la plancha.

Oberdan Rocamora - 26 de enero 2021

La peste y las elecciones (I)

A medida que La Doctora extiende su poder, la oposición más dura sigue la agenda de la reconocida oposición mediática.

Oberdan Rocamora - 19 de enero 2021

¿Y si La Doctora se lanza?

Después de 40 meses de denuncias, agravios y procesamientos, no solo mantiene sus guarismos. Los eleva.

Oberdan Rocamora - 10 de abril 2019