Menú

Un Scioli rodeado

Después del 13-S, con la reelección en la lona.

Oberdan Rocamora - 20 de septiembre 2012

Artículos Nacionales

Un Scioli rodeadoescribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital

«Una de dos, Scioli es el candidato a Presidente, o es otro Ruckauf» -confirma la Garganta.
«Es mandíbula o bocado», agrega.

Aunque lo nieguen, la re-reelección está en la lona. Es la causa perdida.
Primera consecuencia inapelable de la llamada -con infinito rencor- Marcha del Odio.

Conste que no se trata de ningún renunciamiento. «Porque se renuncia a algo que se tiene».
Y el alucinante proyecto de permanencia de Nuestra César fue menos que una intención. Que ella, cabe consignarlo, nunca avaló. Sólo dejó hacer y -sobre todo- decir.
La instalación menemista de la re re resultó útil para mantener atornillada, a su alrededor, la centralidad. Que tampoco perdió. Pero hoy tiene el plazo fijo del vencimiento. 2015.

Panes de leche

Cristina, Nuestra César, la samurai 2, suspende transitoriamente la ofensiva sobre Daniel Scioli, Líder de la Línea Aire y Sol, samurai 1.
Cede el acoso por los reclamos del «empresario» Wasserman.
Se lo aprieta menos por lograr la cabeza del ministro Casal (Horacio, del Movimiento Todos por Horacio, y Nilda, ex Dilma, mantienen problemas peores con el interventor Berni).
Se levanta el pié de la presión extorsiva por determinado crimen espantosamente célebre.

Un Scioli rodeadoHasta Gabriel Mariotto, el pesado Calabró de Llavallol, se convierte, de pronto, para Aire y Sol, en otro pan de leche. Blandito. Digerible sin mayor esfuerzo.
Sobre todo después de la ostensible desautorización que padeció en el AFSCA, ex CONFER, la «autoridad de aplicación» (de castigos a Clarín). Cuando ni siquiera amagó con defender a Santiago Aragón, el despedido. Humillantemente suplido por el frepasista Martín Sabbatella. En la noche del 13-S, cuando Nuestra César volvió «sacada» de San Juan. Y culpaba, con vocablos vulgares de ocasión, siempre, según nuestras fuentes, a Clarín.

Para dar el ejemplo, Mariotto oportunamente lo obligó a renunciar a Aragón -un pan de leche- a la banca de diputado nacional. Para incendiarlo en el AFSCA. Acosado por Ignacio Saavedra, de la temible Agencia de Colocaciones.
Perspicaz, como buen izquierdista, Sabbatella, en cambio, no renuncia a la suya. Pide licencia. Se cubre.

Hoy Mariotto parece tener, en la sustancial consideración de La Cámpora, más problemas que Scioli.
Sobre todo cuando trasciende que la instrucción ya no consiste en masacrarlo a Scioli.
La batalla por la sobrevivencia, Aire y Sol la ganó. Incluso, hasta le marcó la cancha a Nuestra César. Ella debió soportar que le instalara, en el plano alto, la posibilidad de ser reelecta.
La cuestión que con «fe y esperanzas», siempre «para adelante», Aire y Sol le adelantó los tiempos.

La Scioli-dependencia

Un Scioli rodeadoLa línea de hoy consiste en rodearlo.
«La receta es un Scioli rodeado», confirma otra Garganta. Controlado.
Sin otra alternativa, los frepasistas tardíos de Unidos y Organizados, los que «iban por todo», tienen invariablemente que rebobinar y cuidarlo.
Erigirse, hasta que crezca algún pasto improbable, en Scioli-dependientes. Panes de leche.
Por lo tanto, para tener alguna esperanza de permanencia, deberían entornar a Scioli.

Para diseñar un Aire y Sol efectivamente acompañado por La (Agencia de Colocaciones) Cámpora. Por la parafernalia de Kolina. Con el folklore pintoresquista de panes de leche. En la repostería que se extiende desde Máximo, o la Tía Alicia, hasta D Elía, Pérsico y El Chino (Navarro, no Zannini).Un Scioli rodeado

El Lázaro Costa del peronismo

Significa confirmar que Scioli vuelve a ser un cuadro «del modelo». Que lo es desde 2003. A pesar del asedio, y de las descalificaciones, Aire y Sol tuvo, otra vez, suerte.
Trátase de la misteriosa estrella protectora que lo indujo a consagrarse como el Lázaro Costa del peronismo.
Porque Aire y Sol pudo cerrar los ojitos políticos, hasta aquí, de la totalidad de sus jefes. A los que acompañó lealmente hasta el final.
Desde Carlos Menem, El Maestro de Nuestra César, su inventor, que lo hizo diputado.
Adolfo Rodríguez Saa, del Estado Libre Asociado de San Luis, que lo hizo ministro.
Eduardo Duhalde, El Piloto de Tormentas (generadas) que lo mantuvo.

O El Furia, que aceptó de vice, cuando el pobre debía elegir entre Daniel y Tito Lusiardo, alias Juanjo Álvarez. Optó, razonablemente, por Daniel. Al que después de una «temporada en el infierno» lo supo reinventar como gobernador.
Un Scioli rodeadoTrátase de la moda que inició Menem, primero, con Duhalde. Para insistir con Carlos Ruckauf, el espejo. Y finalmente El Furia, con Aire y Sol.
Moda que nunca podrá continuar Nuestra César con el clavel del aire de Amado Boudou, El Descuidista. Su destino está, en cambio, en el espectáculo. O en el angustioso turismo por los despachos judiciales.
Resta apenas que Aire y Sol cierre los ojitos pendientes de Cristina. Le faltan, en el mejor de los casos, tres años.

Final con recitales

Se lo ve tranquilo a Aire y Sol. Con sus circunspectos trajes azules, camisas blancas, corbatas trilladas, celestes.
Vuelve a emocionarse con su pasión. La redituable gestación de recitales. Incentivados, ahora, por la onda ecológica, que caprichosamente lo emparenta con Al Gore. Es un envoltorio bucólico que alcanza la excelencia profesional con Jorge Telerman, El Peladito de Badía.
Un Scioli rodeadoLos recitales arrancan, según nuestras fuentes, en Luján. Con el popular Luciano Pereira. Ecologizado con alguna conferencia rítmica de Charly Alberti.

El tema de los recitales suele ser también utilizado por Jesús.
Pero Cariglino alude a los shows sólo para diferenciarse.
«Soy muy admirador de Cacho Castaña -dice Jesús-. Pero en vez de organizarle un recital prefiero pavimentar cuatro cuadras».

Oberdán Rocamora
para JorgeAsisDigital.com

Continuará
Manténgase conectado.

Relacionados

El pentágono opositor

Carrió, ya casi exterminada por el Ángel se queda afuera del pentágono. Para asustar, amaga con ser gobernadora.

Oberdan Rocamora - 28 de febrero 2021

El codiciado elixir ruso

Desfile de contratiempos, de anuncios entusiastas, sucesiones de equívocos y retrocesos.

Oberdan Rocamora - 22 de febrero 2021