Menú

Dilma y Cristina son antagónicas

Se complica la relación de Argentina con Brasil. El dilema del Chancho y la Serpiente.

Medea Lobotrico-Powell - 1 de noviembre 2010

Astrología China

Dilma y Cristina son antagónicasescribe Medea Lobotrico-Powell
Pensamiento Alternativo, especial
para JorgeAsísDigital

Antibes, Francia

Señor Director Jorge Asís:

No comparto, infortunadamente, el optimismo voluntario del canciller Héctor Timerman. Es Serpiente de Agua, de 1953. Igual que la señora Cristina Fernández, la Presidente. Serpiente de Agua, y de Piscis.
Timerman considera que el triunfo de la señora Dilma Rousseff, La otra Elegida (por Lula), en las elecciones de Brasil, implica un fortalecimiento del Mercosur.
«Ya que Dilma -dice textualmente- es gran amiga de la Argentina y nosotros de ella».
Dilma puede mantener cierta simpatía por la Argentina. Es donde vivió exiliado su padre, el comunista búlgaro, antes de radicarse en Minas Gerais, Brasil.
Pero la astrología china impugna que las relaciones vayan a ser positivas entre las Presidentas.

Advierto, y que quede registrado. Para la Argentina -presidida por Cristina- no es ninguna buena noticia el triunfo de Dilma, en el Brasil.
De no esmerarse, ambas damas estadistas, en la faena dificultosa de la concesión, vaticino una relación traumática.

La relación Argentina-Brasil es, de por sí, siempre complicada. Nunca olvidar que la Argentina es Rata. Y que el Brasil es Caballo. Países antagónicos.
En adelante, por la identidad opuesta de ambas estadistas, las complicaciones naturales se van a duplicar. Atención.

Desde la óptica milenaria de la astrología china, Dilma representa, exactamente, lo contrario que representa Cristina.
Dilma, señor Director, es Chancho de Fuego. Sagitariana del 16 de diciembre de 1947.
Y la Serpiente, para el Chancho, representa siempre la amenaza de fricción. De controversia permanente.

Va a costar que estas dos poderosas mujeres, Dilma y Cristina, puedan entenderse.
Vaya como mensaje de cooperación para las respectivas diplomacias. Deben tomar conciencia en Itamaraty y en el Palacio San Martín. Y prepararse para las recíprocas concesiones.
Lo conveniente, en principio, es mantenerlas, a las presidentas, a cierta distancia.
Que se encuentren -Dilma y Cristina- lo menos posible.

Los Ponderados y los Armónicos

Lula supo tratar siempre afectuosamente a Cristina. Son dos Ponderados.
Cabe consignar que el extinto marido, Néstor Kirchner, Tigre de Metal, a Lula solía secretamente fastidiarlo. Razones explicables, todas, desde la astrología.
Cristina, en tanto Serpiente, participa del llamado Triángulo de la Ponderación. Junto al Búfalo y el Gallo.
Y Lula es Gallo de Madera (de 1945). Sintoniza perfectamente, en la ponderación, con una Serpiente como Cristina.

Duele vaticinarle, a Lula, y a tantos buenos amigos Gallos, un año de cuidados especiales. Menos ventajoso. El 2011.
Porque se nos viene el Año del Gato de Metal (aunque allí, en el sur, abundan los equivocados que aún denominan, al Gato, Liebre. O más grave aún, Conejo).
El Gato es al Gallo, señor director, lo que el Chancho es a la Serpiente. El opuesto natural. La contestación. La amenaza latente de controversia.

A la hora en que el Gato reina en el universo (de 5 a 7 de la mañana), el Gallo se encuentra más vulnerable. Y viceversa (de 17 a 19 horas manda el Gallo).
Pasa igual entre la Serpiente y el Chancho (Cristina reina de 9 a 11, Dilma de 21 a 23 horas, respectivamente).

Sin exagerar (porque los Gallos se persiguen mucho), pero en el 2011, al Gallo Lula, en el primer año de su desocupación, habrá que cuidarlo especialmente.

Pero también puede augurarse, para la Chancho (Porco) Dilma, un año de gloria absoluta.
Porque Dilma, en tanto Porco, pertenece al Triángulo de la Armonización.
Coincide, en la pasión por la armonía, con el Gato y la Cabra.
Significa que el Gato, al Chancho, le juega en general a su favor.

La Argentina marcha hacia las elecciones presidenciales en el 2011. Año del Gato de Metal. Cuando los nacidos en 1951 alcanzan los 60 años, el ciclo astrológico completo.
Es el caso del radical Ricardo Alfonsín. Es el Gato de Metal que marcha, en fórmula previsible, con otro armónico. Hermes Binner es Cabra de Agua, de 1943.
Dos palabras, al margen, sobre la Cabra de Agua. Identidad que unifica, también, a ¡Hugo Moyano!
¿Entiende entonces, señor Director, los motivos por los cuales considero que Moyano, aún, es muy manejable?
Exteriormente Moyano se presenta como un lobo feroz. Una pantera insaciable. Pero Moyano es otra Cabrita.
Si se le brinda un poco de aprobación social, se lo puede transformar, incluso, en un romántico.

El Tigre Kirchner y el Año del Tigre

Percibo, para terminar, que suelen, en la Argentina, mi país de origen, cuestionarse mis conocimientos.
Para colmo Néstor Kirchner, paradigma del Tigre de Metal, viene a extinguirse justamente en el Año del Tigre de Metal. Con 60 años y el ciclo astrológico completo.
Acuérdese, señor Director, que se le advirtió oportunamente, en el 2009 (Año del Búfalo de Tierra). Cuando Kirchner se encontraba en el piso del desprestigio. Se le notificó que, en el 2010, iba a recuperarse.
Conste que Kirchner llegó a su techo en materia de recuperación (¡si estaba a punto de quedarse, de nuevo, con todo!).
Pero el pobre Tigre Kirchner arrastraba vulnerabilidades históricamente físicas. Desesperaciones diversas que se le anexaban al temperamento volcánico.
Si hay alguien, en el universo astrológico, que como consecuencia de su propia fuerza, puede estallar, es el Tigre.
En su impulso, cuando aún herido se manda, al Tigre nadie puede contenerlo.
Con personalidades semejantes, desde la astrología china, lo que se puede hacer es relativo. Apenas explicarlo.

Siempre, en Niza, se aguarda su visita. Suya.

Medea Lobotrico-Powell
para JorgeAsisDigital.Com

Relacionados

Vísperas del año de Macri

El Chancho estudiado solo puede ser reelecto si confronta con la Serpiente que lo valida.

Medea Lobotrico-Powell - 23 de diciembre 2018