Menú

Año auspicioso

Argentina es Rata de Fuego.

Medea Lobotrico-Powell - 28 de julio 2008

Astrología China

Año auspiciosoescribe Medea Lobotrico-Powell
especial para JorgeAsísDigital

Antibes

En los quinchos de Ámbito Financiero suele escribirse al «tuntún». Con el rigor precipitado del «dale que va, todo es lo mismo». En la edición de jolgorio del lunes, se le hace decir al Director del Portal, Jorge Asís, que la señora Cristina de Kirchner es Rata.

Como el Director suele cuidar más su prestigio de analista astrológico, que la condición de analista político, le encargó, a esta articulista, que aclare que la señora Cristina no es ninguna Rata.
Es Serpiente de Agua.
La confusión del quincho de Ámbito se basa, probablemente, en que Argentina, un país del signo Cáncer, en astrología china es Rata de Fuego. Nacida en Julio de 1816. Con ascendente Caballo, porque la independencia se declaró a mediodía. Entre las 11 y las 13. Horas en que reina, en el universo, el Caballo. Confrontador natural de la Rata. Significa que Argentina, al mantener como ascendente a su natural oposición, debe concientemente esforzarse por no hostigar su propio crecimiento. Pueden anotar.

Vaticinio venturoso

Como país Rata, en el Año de la Rata de Tierra, el 2008, la Argentina atraviesa una excelente situación astrológica. Inmejorable. Sobre todo después de su cumpleaños, acaecido el 9 de Julio. Lo cual puede perfectamente haber inspirado el vaticinio venturoso de la señora Carrió. Aunque es un dato elemental para cualquier aficionado a la astrología, de los frecuentadores de revistas semanales.
Conste que Carrió es Mono de Fuego (gemela astral de Aníbal Fernández, y par, en materia de identidad, del gobernador Scioli, de la señora Patricia Bullrich, de Manzano y D’Elía).
Por lo tanto, igual que la Argentina, Carrió, y los precitados, se encuentran, en tanto Monos, formidablemente aspectados durante el Año de la Rata.
Ya que ambos, Rata y Mono, participan -junto al Dragón- del llamado Triángulo de la Acción (Tomen nota porque este último dato no aparece en los usuales manuales de divulgación).

Significa entonces que Argentina, en el Año de la Rata, y sobre todo después de su aniversario, no puede ser fácilmente destruida. Por más sucesiones de conflictos, Argentina presenta notables posibilidades de recuperación. A pesar, inclusive, de las confrontaciones, pavorosamente innecesarias, que generen los Kirchner.
Conste que se trata (los Kirchner) de dos piscianos que, por distintas cuadraturas, distan actualmente de encontrarse, en lo personal, en una situación precisamente privilegiada.
Ni Cristina, la Serpiente de Agua, que adscribe al llamado Triángulo de la Ponderación (conjuntamente con el Gallo y el Búfalo). Tómese nota.
Ni Néstor, el Tigre de Metal, que reporta al llamado Triángulo de la Protección (conjuntamente con el Caballo y el Perro). Idem.

Cambios

Los cambios, producidos en los últimos dos jueves, permiten apostar, al menos, por la persistencia del camino astrológicamente auspicioso.
A través de la Cabra, por ejemplo. Se encuentra condecorada, en general, por la presencia de la suerte. Aunque la Cabra deba cuidarse especialmente durante el próximo año, el 2009, del Búfalo.
La Cabra suele sorprender con el ingenio de su creatividad. Y con la vibrante capacidad para generar situaciones fundacionales. Es el caso, sin ir más lejos, del ya culturalmente instalado «voto no positivo». El que impulsara el vicepresidente Cobos. Una Cabra de Madera, del 55.
La inspiración de la Cabra Cobos sirvió para descomprimir el angustioso cuadro colectivo de desgarramiento. Resultó beneficioso, inclusive, hasta para los empecinados Kirchner, quienes padecen las secuelas de una mala aspectación.
Los Kirchner, además, no participan de una relación de especial afinidad con Cobos. Curiosamente sí la mantiene, con Cobos, el renunciado Alberto Fernández, que es un Chancho de Tierra. Ocurre que el Chancho compone, junto a la identidad Cabra y la identidad Gato, el mal llamado Triángulo de la Reacción. Tomar nota.
Al escaparse precipitadamente del kirchnerismo en movimiento, el Chancho Fernández es suplantado por la Rata Massa.
Una Rata de Agua, Massa, que se eleva, justamente en el Año de la Rata, a los efectos de ponerse al hombro el gobierno de un país Rata.
Y a pesar de la desconfianza natural que va a dispensarle Néstor, el Tigre de Metal.
Y de no participar, tampoco, la Serpiente de Agua Cristina, del mismo circuito de afinidad natural.

El agua

Después de todo, ambos, Serpiente Cristina y Rata Massa, pueden eclipsar, favorablemente, los puntos de discordia que aguardan previsiblemente en el horizonte. Pueden neutralizarse, merced al elemento Agua. Porque el Agua los unifica. A los dos, presidenta y Jefe del Gabinete de Ministros.
Se encuentra presente el elemento Agua en el número 2, que corresponde al Rata positivo, de Massa, nacido en 1972.
Y en el número 3, que corresponde a la Serpiente negativa, de Cristina, nacida en 1953.
Entiéndase, para finalizar este despacho clarificatorio, que la positividad la marca el número par.
La negatividad, al contrario, la marca el impar. Y aclárase que «el elemento» lo marca el número final.
Anotar entonces. Terminación 0 y 1 es elemento Metal. Terminación 2 y 3 es elemento Agua. Terminación 4 y 5 es elemento Madera. Terminación 6 y 7 es elemento Fuego. Terminación 8 y 9 es elemento Tierra.
Por hoy, por ser gratuito, es demasiado.

Medea Lobotrico-Powell
para JorgeAsísDigital

Relacionados

Vísperas del año de Macri

El Chancho estudiado solo puede ser reelecto si confronta con la Serpiente que lo valida.

Medea Lobotrico-Powell - 23 de diciembre 2018