Menú

El Resucitado

Legisladores analizan el dossier "Lázaro Báez". ¿Socio, regente, o amigo?

Serenella Cottani - 11 de junio 2008

Miniseries

El ResucitadoRIO GALLEGOS (de nuestra corresponsal viajera, Serenella Cottani).- Trasciende, de pronto, el impresionante listado. Abundan las fotografías aéreas, los planos. Aluden a las flamantes adquisiciones de otra consagrada estrella del Portal, el señor Lázaro Báez, alias El Resucitado.
Se explicita, aparte, alguna antología de las propiedades clásicas. Pero se prescinde, extrañamente, y por ahora, de describir la fortaleza temerosamente inabordable, siempre custodiada por policías retirados. Diez hectáreas, a treinta cuadras del centro de Río Gallegos.
Detrás del muro, apreciablemente alto, hay tres filas de cedros azules, que protegen la intimidad -digamos- familiar.

El minucioso inventario empresarial ya se encuentra, según nuestras fuentes, en Buenos Aires. En poder de parlamentarios absortos. Probablemente abrumados por la excesiva versatilidad de Báez, para encarar la iniciativa privada.
Pertenecen, los legisladores, por lo que sabemos, al bloque de aquello que supo alguna vez ser la poderosa Unión Cívica Radical. Por lo tanto se infiere, sin la menor inocencia, que del listado tienen conocimiento, también, los severos cruzados egipcios. Los que componen la antidemoníaca Coalición Cívica. Penúltima estructura moral, pergeñada por la señora Carrió, a los efectos de encarar el anunciado éxodo.

Sueño americano

Ante todo, Lázaro, El Resucitado, se merece la veneración perversa del Portal. Y la bíblica demonización de la CC.
Trátase de la eminencia patagónica que supo artesanalmente cumplir, al sur del sur, con aquel esplendoroso «sueño americano». El que estimulara el visionario Henry Ford.
La horquilla y la fe.
Así como Barack Obama, El Negrito de Honolulu, de ser un hijo ambicioso de inmigrantes de Kenia, pasó a transformarse, en veinte años, en el posible próximo presidente de los Estados Unidos, nuestro Lázaro Báez, El Resucitado, en menos de veinte años, pasó de ser un pujante empleado del banco provincial, a erigirse como uno de los estandartes emblemáticos de la civilización kirchnerista. Y en el empresario envidiablemente rico de la Patagonia.
Reverencias, veneraciones.

¿Testa?, ¿socio?

Sin embargo, los ofídicos, venenosos infaltables en cualquier Pago Chico, como el que inspirara a Roberto Payró, prefieren degradar a El Resucitado.
Hasta rebajarlo. Hacia la despectiva categoría del testaferro. No la merece.
Los sensibles y los optimistas, al contrario, y sin leer a Ayn Randt, lo elevan. Aunque con algún conspirativo atisbo de desconfianza.
Hasta adjudicarle, a El Resucitado, la dimensión de socio.
De alguien, como Néstor Kirchner. Que se encuentra, según la evaluación del Portal, precisamente incapacitado para tener socios.

Pasar lista

El listado de las flamantes adquisiciones terrenales debiera inspirar a los legisladores. Los que parten, según una Garganta interna, de la segunda hipótesis. La conspirativamente societaria. Aunque no descartan del todo la cuestión de la regencia. O sea, la concepción de testaferro.
No consta, en el fondo, con certeza, ninguna de las dos alternativas.
Educados bajo el rigor del realismo, el Portal prefiere apostar por el mensaje positivista.
Por rendir el culto a la iniciativa. Porque aún se puede hacer una gran fortuna, merced al empeño personal, con intuición, y sacrificado sentido del riesgo. Como seguramente hizo Báez. Como Henry Ford.

Las bienvenidas adquisiciones de referencia irrumpen para agregarse el inventario tradicional. El que conmovió a algún semanario. Contiene principalmente a la firma madre, Austral Construcciones Sociedad Anónima. O la sobrina política, Kanck y Costilla. Puede arriesgarse entonces que se conforma el Grupo Resurrección, a partir de la absorción conjunta de «Gotti hermanos».
La base de cemento que generó aquel evocable zafarrancho de «Inverness».
Trátase del instrumento -Inverness- habilitado para el cobro de los certificados de obra de la quebrantada Gotti. Pero que los capciosos criticones prefirieron, con inaudita mala fe, identificarlo, gráficamente, como «Inversiones Néstor».
Inverness es controlada desde el Uruguay. Para brindar la idea de apertura mercosuriana. Por la fantasmal Swindell, en un pase de verónica turística que no viene al caso.
Por lo tanto, la admirable transversalidad comercial de El resucitado le permitió también aventurarse en el negocio del turismo. A través de Pop Tours y de Escalatur.
Desde el sur, se sabe, cuesta resistirse al encantador romanticismo de la pesca.
A través de Pescafina, El Resucitado logra amontonar sus cientos de miles de glucolines. Los que tientan, circularmente, a encarar el abordaje de la adrenalina financiera. Ahora a través de Finsud.
Trátase de la firma, Finsud, que debiera ser designada, por la UNESCO, como Patrimonio Mundial de la Humanidad.
Porque fue en Finsud donde se dieron, en plena resistencia a la dictadura de la época, los primeros pasos embargatorios del posterior titán providencial. El que después se destacaría como intendente de Río Gallegos. Como gobernador de Santa Cruz. Como santacrucificador de la Argentina entera, en su condición de presidente de la república.
Kirchner, el amigo racional de El Resucitado. Ni socio ni jefe. Con ser amigo en la Argentina basta.

Pichuleo

Sin embargo Lázaro también decide, en su amplia transversalidad, acumular algunos negocios del pichuleo minorista. Los que proporcionan glucolines rápidos.
Por ejemplo con la Panadería Cerrito, donde se cuecen, según nuestras fuentes, los mejores sacramentos con dulce de membrillo. Y los panes de leche más blanditos de Río Gallegos.
O con la empresita de alquiler de vehículos, patrióticamente llamada «Cristina».
O con la planta de carpintería metálica, Alunova.
O con las estaciones de servicio que permiten el amontonamiento del cambio chico. Como por ejemplo «Don Francisco», en la avenida San Martín. O a través de la Esso de la Avenida Roca.
Debe asociarse, a la transversalidad, además el transporte. Por intermedio de la Empresa El Pingüino. Para abreviar, en el universo completo de El Resucitado nunca puede estar ausente la comunicación. Emerge entonces el diario Prensa Libre, como así también la Consultora Magna Media. O Diagonal Sur Comunicaciones, que mantiene, entre los accionistas, a otro héroe patagónicamente intachable, como Carlos Algorry, quien merecerá, en otro despacho, sus referencias clarificadoras.

Mirada larga

Para las estrategias superiores, con otra mirada más generacional, en el inventario pueden destacarse las petroleras.
En primer lugar, la Petrolera Epsur. Para aventurarse después, en las ligas mayores, con la Companía Petrolera Misahar Argentina Sociedad Anónima, y con Paluste Sociedad Anónima. A los efectos de clarificar el inventario ambas empresas complementarias conforman, en adelante, una sola. La Epsur Misahar. O a la inversa.

En la mirada larga, es el turno de lo nuevo. La renovación que oxigena los horizontes del inventario.
En el margen sur del río Santa Cruz, entre la Ruta Provincial 5 y la Ruta nacional 40, en dirección hacia el Lago Argentino, Báez, aquel sagaz empleado de banco, se dejó llevar por el furor de sus iniciativas. Hasta adquirir, en los últimos seis meses, según nuestras fuentes, 182 mil hectáreas. Por poco menos de 30 millones de dólares.
Divididas, las 182 mil hectáreas, en diez estancias.
La Julia, Verdadera Argentina, Río Bote, El Campamento, La Porteña, La Entrerriana, Ana, El Rincón, Cruz Aike. Y sobre todo la Alquinta, una estancia de cuarenta mil hectáreas. Adquirida, explicablemente, al contado. En cinco millones y medio de glucolines verdes.
Precisamente las tierras, para cumplir con el sueño patagónico, se encuentran en la zona meritoriamente valorable. Por donde van a construirse las majestuosas plantas hidroeléctricas. Ya fueron tratadas en despachos anteriores del Portal. Sólo debieran cliquearse. Por la construcción, que presenta aspectos fundacionales de pueblos enteros, compiten fuertes empresarios brasileños y argentinos, pero entremezclados en proyectos solidarios. Por supuesto, como corresponde, los negocios vienen, indefectiblemente, con la anotación de los estoicos cordobeses escriturados. Los titanes de Electroingeniería. Perfectamente los titanes se encuentran capacitados para construir, en tiempos de desafíos, emprendimientos monumentales como La Barrancosa, La Leona, y Condor Cliff. Para saturar valientemente, de energía, a la república.

Serenella Cottani
para JorgeAsisDigital

Continuará
Manténgase conectado.

Relacionados

¿Y si La Doctora se lanza?

Después de 40 meses de denuncias, agravios y procesamientos, no solo mantiene sus guarismos. Los eleva.

Oberdan Rocamora - 10 de abril 2019