Menú

Descongelamiento

En Santa Cruz prosigue la epopeya de la obra pública.

Serenella Cottani - 2 de mayo 2008

Artículos Nacionales

DescongelamientoPICO TRUNCADO (de nuestra corresponsal permanente en la Patagonia, Serenella Cottani).- Pulmotor del keynesianismo electoral, la obra pública se encuentra, en gran parte del país, congelada. Como la economía que debiera sustentarla, en el plano nacional.
Sin embargo en Santa Cruz, la reserva moral de la república, se asiste, en la materia, al descongelamiento. Marcha, inalterable, la construcción de la epopeya fundacional.
Porque los Kirchner, hay que aceptarlo, antes de ponérsela de sombrero, transformaron la provincia. La dieron vuelta. Como a un guante. Y se aprovechó la proyección nacional para arrancarla, a la provincia, de la marginalidad. Y del olvido.
Es la sensación, fervorosamente oficialista, que impera en la inauguración de la Estación Transformadora «Santa Cruz Norte». En Pico Truncado, adónde llegaron en micros, debidamente alquilados, obreros con cascos amarillos, procedentes de las dos provincias involucradas. Chubut y Santa cruz.
720 kilómetros al norte de Río Gallegos. En la Avenida Circunvalación y Ruta Provincial 43.
Aquí se completa la electrificación del tramo Puerto Madryn-Pico Truncado. Fue instrumentado a través de Intesar. Trátase de una de las empresas que conduce Gerardo Luis Ferreira, el crédito descubierto por el Portal.
Ferreira es casi una estrella del kirchnerismo. Cultor empresarial de la acción directa. Ideólogo desconcertante a la hora egregia del reparto. Junto a Osvaldo Acosta, protagonizaron el crecimiento admirable de Electroingeniería, la empresa revolucionaria del comisario, inversores de La Casa.
Un conjunto de patriotas que integraron, eléctricamente, a la Patagonia, con el conjunto del país. A través del extendido de decenas de miles de kilómetros de líneas de 500 Kv. Las que motivaron un legendario despacho del Portal (ver «Club de los 500»).

Créditos del Portal

Para el acontecimiento de Pico Truncado se vino La Elegida.
A propósito, don Asís, nuestro director, nos prohibe denominarla, en adelante, la Presidente Delegada. Porque se le copiaron -sostiene- multiplicidad de colegas, hasta convertir el calificativo en un lugar común. Es el riesgo previsible de los vanguardistas.
La Elegida llegó, a Pico Truncado, acompañada por dos funcionarios que tradicionalmente se detestan.
Julio De Vido, el que vuelve a sentirse el superministro indispensable, merced a la fantástica declinación del poeta Alberto Fernández (quien despliega, en la actualidad, sus catárticos pucheritos, entre los senadores).
El recíprocamente detestado es Daniel Cameron, el Secretario de Energía, que tanto extraña la fortaleza intelectual que le deparaba Marcheschi, aquel invalorable Doctor en Integración Latinoamericana. A propósito, Cameron es aquel cristinista que fuera gratificado, oportunamente, por Ferreira, por tantos servicios -sin inocencia- prestados. Con el caramelo de madera de un carrito de golf.
Por supuesto, se anotaron también, en el festejo inaugural, los dos gobernadores. Enorgullecidos, ambos, hasta el paroxismo.
Daniel Peralta, de Santa Cruz, a quien los Kirchner, aún, le desconfían. A pesar de haber sincerado la gestión y designar, por lo tanto, al confiable Campillo, como refinado ministro de Economía.
Y Das Neves, del Chubut. La nueva esperanza blanca de la Patagonia.
Das Neves aspira, sin disimulos, a suceder a La Elegida. En apariencias, Das Neves planifica lanzarse en el 2011. Si es que logra mantenerse, hasta entonces, La Elegida, que debe encargarse de una administración que nada tiene en común con la que planificó.
Por el sur se lo admira, entonces, a Das Neves. Porque se encuentra cargado de futuro. Y cargado de glucolines de acumulación, destinados a un proyecto político que atrae a una caravana de consultores de olfatos refinados. Que huelen a glucolin, y por lo tanto, según nuestras fuentes, lo estudian. Aunque él no lo sepa.
Además, Das Neves adquiere respetable prepotencia, en la región, por haberse animado, con el plausible consentimiento de Kirchner, a embestir contra el poeta Alberto Fernández. El Sonetista es el principal sostén político de la convaleciente gestión presidencial de La Elegida.
También disfrutó, del momento histórico, el intendente de Pico Truncado, Osvaldo Maimo. Y, sobre todo, el crédito del Portal, Ferreira, el militante angustiosamente enriquecido.

Dueños del río

Como evaluación: la obra pública podrá congelarse en cualquier parte, menos en Santa Cruz. Aquí persiste el descongelamiento.
Dos semanas atrás, se recibieron, según nuestras fuentes, las ofertas para la construcción de las colosales represas sobre el río Santa Cruz.
Condor Cliff y La Barrancosa (Ver «Brasileros y primos»).
Para ser exactos, las ofertas se recibieron en la embajada. En la Casa de la Provincia de Santa Cruz, situada en el artificio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
«Pasa que en Buenos Aires es donde viven los dueños del río, y hasta de las represas», nos confirmó, con cierto cinismo, una Garganta.
Los dueños, agrega la Garganta, pretendían sacar algún rédito político, con la apertura de los sobres. Los que se abren en ceremonia oficial, no los sobres que se guardan y se abren en el ámbito de la privacidad.
Un pretexto elemental, el de abrir los sobres, para armar otro acto oficial. De los que suelen necesitarse para la ejercitación activa del estilo comunicacional. A los efectos de emitir un mensaje que nada tiene que ver con el motivo de la convocatoria. Y que sirve, apenas, de instrumento.
El anuncio de una obra es, en general, en el kirchnerismo, sistemáticamente superado por el contenido del discurso. Es decir, importa más la fuerza de lo que se dice que aquello que se anuncia.
Por lo tanto, los analistas desorientados se conforman con el desvío de las palabras. Sin detenerse en los detalles relativos a las obras millonarias que se anuncian.
Como la construcción de las dos monumentales represas en el río Santa Cruz. Condor Cliff, y La Barrancosa. En la que quedaron, apenas, dos consorcios en pugna.
Por una parte, el consorcio empresario que contiene a IECSA. La ex de Franco Macri, hoy del sobrino Angelo Calcaterra, al que nunca más, en adelante, se va a denominar el «calcaterro». Sobre todo porque el señor Calcaterra no es ningún calcaterro.
IECSA se asocia con Cartellone, y, por supuesto, con los próceres imbatibles de Electroingeniería.
Sin embargo el trío Calcaterra-Cartellone-Ferreira tiene que confrontar, por la epopeya de los 3.600 millones de glucolines verdes, con otro trío, que amenaza con transformar, la licitación, en un clásico. Se presume la existencia estratégica de un empate.
Lo componen los brasileños de Camargo Correa. Es decir, los ex «amalitos», los que se quedaron con Loma Negra, en la plenitud del proceso de desnacionalización empresarial.
Los ex amalitos llegan con dos consorcistas de punta.
La Corporación América, que encabeza El Grupo Eurnekián. Y Pescarmona, de IMPSA.
Hasta hoy, que se sepa, se abrió sólo uno de los sobres. Los que contienen los antecedentes y la oferta técnica. Falta abrir el sobre número dos, con la decisiva oferta económica.
Se puntuará favorablemente, según la Garganta, al consorcio que ofrezca una participación más conveniente. Un menor precio, pero también un menor tiempo de concesión.
La multimillonaria licitación va a ser supervisada por el gobernador Peralta. Y por el ministro Campillo, o sea, por la sombra de Kirchner. Y por el señor Traba, quien mantiene a cargo las contrataciones, a pesar del sintomático apellido. Aunque, al menos hasta hoy, la decisión final pasa, necesariamente, por Puerto Madero. O por Puerto Grosso, como suele calificarlo el Portal.
Y aquí sí -continua la Garganta-, podrá disponerse el consenso.
Para que se registre la racionalidad del empate. Y entren, en lo posible, todos. Sin vencidos.

Serenella Cottani
para JorgeAsísDigital

Relacionados

Se lo empodera o es presidente de decoración

En un país de estricta cultura presidencialista, es cruel mantener un presidente debilitado por la perversa divulgación del propio discurso.

Carolina Mantegari - 9 de noviembre 2021